MÉXICO, DF., junio 16 (Agencias)

“Esperé tanto tiempo, me preparé de diferentes formas, ya fuera tomando cursos intensivos de cine en Los Ángeles, clases privadas en el Centro de Capacitación Cinematográfica con su director Henner Hofmann o estudiando óptica y dirección actoral. Tenía que prepararme para dar este gran paso y demostrar que podía dirigir cine.
“Me ha costado mucho trabajo llegar a donde estoy. Siempre he tenido que probarle a la gente muchas cosas, primero que podía hacer televisión, luego que podía trabajar en teatro, más tarde que era capaz de explorar, además de la comedia, el drama  y después demostrar que podía trabajar en series de Estados Unidos y hablar fluidamente inglés. Tengo los pies en la tierra, sé que soy un simple mortal que sigue aprendiendo, pero me hace feliz saber que estoy dándole forma a esta película, el gran proyecto de mi vida y mi carrera.
Es como si fuera mi graduación”, expresó a Función Eugenio Derbez.
Aunque a simple vista el actor de 49 años se ve tranquilo y relajado, a la hora de ponerse detrás de la cámara su cuerpo se inunda de dosis de pasión que deja entrever que está haciendo algo que le gusta.
Su labor frente a las cámaras le preocupa y aprovecha los cortes entre escenas para ver lo que se ha registrado y se muestra abierto a cualquier sugerencia de su equipo de trabajo. Todo indica que ese hombre, próximo a casarse con la cantante y actriz Alessandra Rosaldo, le gusta escuchar.
“Creo que lo más complicado es hacer las dos cosas al mismo tiempo. Cuando actúo, suelo estar más al pendiente del actor que tengo a un lado para leer sus expresiones y responder en consecuencia, así que ahora tengo que acoplar eso con la dirección y el movimiento de la cámara. Es curioso, pues siempre dirijo mis programas de televisión y estoy acostumbrado a utilizar tres cámaras al mismo tiempo y ahora que incursiono en el cine, debo aprender a enfocarme sólo a una”, sentenció.
Fuimos invitados a un día de rodaje del filme que tuvo un presupuesto de 72 millones de pesos. La cita fue en el Zoológico de Aragón –que dentro de la película será uno ubicado en la ciudad de Los Ángeles– y al llamado asistieron la estadounidense Jessica Lindsey, a quien se le ha visto en Will & Grace, así como Loreto Peralta, la niña que en la historia interpreta a la hija de Eugenio Derbez.
Las escenas filmadas se centraron en el reencuentro que tiene la niña con su madre, luego de que ésta se la dejara al padre (Derbez) como “recuerdo” de la aventura que habían tenido seis años atrás. Además de esta locación, Hombre de piedra se filmará en Los Ángeles y en Acapulco. En el puerto guerrerense  Eugenio mostrará sus dotes de nadador al tener que rodar unas secuencias en La Quebrada.
“Me he estado preparando para un clavado que se va a filmar y para eso me  fui con los chavos que trabajan en La Quebrada para que me explicaran qué debo hacer. La mayoría de las escenas las haré yo y para otras secuencias habrá un doble”, acotó el actor que en 2005 debutó en Broadway con la obra Latinologues.
El actor comenzó su carrera dentro del ámbito de la danza clásica en Bellas Artes y en los años 80 estudió cine en el hoy desaparecido Instituto Mexicano de Cinematografía y Teatro, donde fue compañero del cinefotógrafo Rodrigo Prieto.
Participó en Cachún Cachún ra ra! y su vida dio un giro cuando lo invitaron a ser parte de la serie Anabel, al lado de Anabel Ferreira.
Derbez se dio cuenta de la facilidad que tenía para la comedia y se labró una amplia trayectoria gracias a programas como Al derecho y al Derbez, Derbez en cuando, XHDRbZ o La familia P. Luche.
Le costó trabajo quitarse el estigma del “actor cómico”, pero con trabajo y proyectos como La misma luna, de Patricia Riggen, demostró que puede abarcar otros géneros, como el drama.
“Como mi mamá fue una actriz dramática, crecí pensando que yo tenía que ser serio frente a las cámaras. Así empecé mi carrera en televisión, principalmente en telenovelas, y cuando me invitaron a trabajar enAnabel, me di cuenta que la comedia se me daba muy bien.
“Definitivamente este género es mi lado fuerte, sin embargo siento que el drama también se me da muy bien. Incluso mi tesis en la escuela de cine fue un proyecto dramático”, acotó el actor al que hace poco se le vio con Adam Sandler en la cinta Jack & Jill.